Receta 100% Italiana: Pasta al pomodoro / Pasta al tomate

Voy a poner una receta italiana de mi italiana favorita... bueno, de mi persona favorita en general, mi novia. Es una receta sencilla pero que en España (y muchos otros países, imagino) nunca la encontrareis bien hecha (la pasta estará blanda y deshecha, el tomate ácido o frito, la salsa mal mezclada, etc, etc).

Imagino que en Italia habrá tantas recetas de pasta al pomodoro como mammas, pero esta es una muy buena y sencilla.

Pondré los pasos con las imágenes y al final sólo el texto de los pasos a modo de resumen, fácil de apuntar/imprimir. Las cantidades propuestas serán para dos personas. Este será el formato para futuras recetas que vaya subiendo.

Empecemos:

1. Cubrir el fondo de una cacerola pequeña (que usaremos para hacer la salsa) de aceite. No hay que echar demasiado, sólo cubrir el fondo.

2. Pelar 2 cebollas pequeñas o una grande y un ajo.

3. Echar el ajo entero, picar la cebolla en trozos pequeños (pero no diminutos), echarla a la cacerola pequeña y poner a calentar.

4. Poner a calentar el agua de la pasta en la cacerola grande.

5. Tras un par de minutos, quitar el ajo entero de la cacerola pequeña, y añadir a la misma pimienta y orégano al gusto (no hay que pasarse con la pimienta, no es una receta picante.) No hay que dejar que la cebolla se tueste, tiene que estar blanda pero no tostada (tostada está cuando toma color marrón.) Si vemos que empieza a tostarse apartamos la cacerola pequeña hasta que echemos el tomate.

6. Ahora necesitamos 500 gramos de tomate troceado natural. He dicho NATURAL, nada de echarle a esta receta tomate frito en plan comedero de prisión o colegio. Además el tomate debe ser troceado, no triturado. Si no disponemos de tomate troceado podemos usar también tomates en conserva cortándolos en trozos pequeños con un cuchillo. Una vez tengamos el tomate listo (o el bote de tomate troceado abierto) lo añadimos a la cacerola pequeña, y removemos1 con la cuchara de madera para que quede una mezcla más o menos uniforme. También añadimos dos hojas de albahaca (si no las tenemos no pasa nada, pero la comida no olerá a restaurante italiano y no será lo mismo.) Después le damos vueltas de vez en cuando pero no constantemente porque sino tardará mucho en empezar a hervir. Opcionalmente le podemos añadir un poco de nata líquida (de cocina) para dar consistencia a la salsa. Esta receta es bastante ligera si no nos pasamos con el aceite y no se le añade la nata ni la mantequilla (también opcional) del paso final.

7. De vez en cuando vamos añadiendo a la salsa sal y probándola hasta que quede como nos guste. Si la notamos ácida (algo muy normal si los tomates son españoles, que no tienen nada que ver en mi opinión con la maravilla de tomates que tienen en Italia) añadimos un pellizco de azúcar.

8. Dejamos calentar la salsa unos 15 minutos. De forma opcional cuando quede poco (2-5 minutos) podemos añadir aceitunas negras, mejor si son italianas o griegas (son más chiquititas y como marrones) no porque sean mejores ni peores (en mi opinión son peores, más ácidas, menos sabrosas y carnosas, como lo de los tomates pero al revés) sino porque la receta es italiana y sería como echarle arroz basmati a la paella (bueno, no tanto.) Si la salsa termina antes que la pasta la dejamos a fuego lento para que no se enfríe.

9. El agua de la pasta ya debería estar hirviendo en la cacerola grande, así que la añadimos. Podemos elegir la pasta (que no sea fresca) que queramos, pero con ésta receta quedan mejor los capellini que son como spaguetti muy finos. La pasta si es italiana (es decir, Barilla o Cecco preferentemente) mejor, las pastas Gallo y demás zarandajas nacionales se las dejamos a los de la prisión y el comedor del colegio (y la Gallo fresca se la dejamos al cubo de la basura.) Cuando la pasta esté hecha ("hecha" no quiere decir que se deshaga en pedazos en la boca como si fuera una hostia de iglesia, OJO), la escurrimos (pero NO la lavamos).

10. Mezclamos la pasta con la salsa y añadimos queso parmesano rallado (PARMESANO no emmental ni danés ni "queso para pasta el caserío me fío" ni demás gilipolleces, parmesano, que no es tan difícil) y le damos vueltas hasta que todo quede bien mezcladito (nada de la cutrería de dejar la salsa arriba y la pasta abajo.) Al juntar todo opcionalmente podemos añadir un poco de mantequilla.

Y ya está. Y por favor, la pasta os la coméis sin cuchara igual que la tortilla de española se come sin cuchillo.


Resumen imprimible o apuntable

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 cebollas pequeñas o una grande
  • 1 diente de ajo
  • un poco de aceite de oliva
  • sal, pimienta y orégano
  • 2 hojas de albahaca (opcional)
  • 1 pellizco de azúcar (si está ácido)
  • 500 grs de tomate natural troceado
  • pasta para 2 personas
  • nata líquida y mantequilla (opcional, versión heavy)
  • aceitunas negras italianas o griegas (opcional)
  • queso parmesano rallado

Preparación

  1. Cubrimos el fondo de la cacerola pequeña con aceite y añadimos el diente de ajo y la cebolla picada. Calentamos.
  2. Tras un rato calentando (no dejar que se tueste la cebolla) quitar el ajo y añadir pimienta y orégano al gusto. Remover y dejar un par de minutos.
  3. Empezar a calentar agua en una cacerola grande.
  4. Echar el tomate a la cacerola pequeña, remover un poco, añadir sal al gusto y azúcar si está ácido y dejar calentando, removiendo con la cuchara de madera muy de vez en cuando hasta que hierva. Dejar calentar 15 minutos. Opcionalmente podemos añadir algo de nata líquida.
  5. Opcionalmente añadir cuando queden un par de minutos las aceitunas negras.
  6. Escurrir la pasta (sin lavarla), juntar con la salsa y añadir parmesano rallado y opcionalmente mantequilla. Remover para que quede una mezcla uniforme.
  7. Comer con pan (se pueden mojar sopas en la salsa sobrante, aunque está prohibido pinchar el pan en el tenedor) y sin cuchara.

tags: [ articles · recetas ]
comments powered by Disqus